Ilarí Obá

Article from World News Network
The Associated Press

PORT-AU-PRINCE, Haiti

Haiti’s government has officially sanctioned voodoo as a religion, allowing practitioners to begin performing ceremonies from baptisms to marriages with legal authority.

Many who practice voodoo praised the move, but said much remains to be done to make up for centuries of ridicule and persecution in the Caribbean country and abroad.

Voodoo priest Philippe Castera said he hopes the government’s decree is more than an effort to win popularity amid economic and political troubles.

“In spite of our contribution to Haitian culture, we are still misunderstood and despised,” said Castera, 48.

In an executive decree issued last week, President Jean-Bertrand Aristide invited voodoo adherents and organizations to register with the Ministry of Religious Affairs.

After swearing an oath before a civil judge, practitioners will be able to legally conduct ceremonies such as marriages and baptisms, the decree said.

Aristide, a former Roman Catholic priest, has said he recognizes voodoo as a religion like any other, and a voodoo priestess bestowed a presidential sash on him at his first inauguration in 1991.

“An ancestral religion, voodoo is an essential part of national identity,” and its institutions “represent a considerable portion” of Haiti’s 8.3 million people, Aristide said in the decree.

Voodoo practitioners believe in a supreme God and spirits who link the human with the divine. The spirits are summoned by offerings that include everything from rum to roosters.

Though permitted by Haiti’s 1987 constitution, which recognizes religious equality, many books and films have sensationalized voodoo as black magic based on animal and human sacrifices to summon zombies and evil spirits.

“It will take more than a government decree to undo all that malevolence,” Castera said, and suggested that construction of a central voodoo temple would “turn good words into a good deed.”

There are no reliable statistics on the number of adherents, but millions in Haiti place faith in voodoo. The religion evolved from West African beliefs and developed further among slaves in the Caribbean who adopted elements of Catholicism.

Voodoo is an inseparable part of Haitian art, literature, music and film. Hymns are played on the radio and voodoo ceremonies are broadcast on television along with Christian services.

But for centuries voodoo has been looked down upon as little more than superstition, and at times has been the victim of ferocious persecution. A campaign led by the Catholic church in the 1940s led to the destruction of temples and sacred objects.

In 1986, following the fall of Jean-Claude Duvalier’s dictatorship, hundreds of voodoo practitioners were killed on the pretext that they had been accomplices to Duvalier’s abuses.

Extendemos nuestro más sentido pésame a la familia y los omorishas de Oraida Ortega, Oloyomí, fallecida en Puerto Rico el domingo 13 de febrero. Oloyomí acababa de cumplir 50 años de iniciada a Yemojá. Ella fue hermana del reconocido Juvenal Ortega, Shangó Dina, quien falleció este año pasado, y viuda del nombrado olorisha Gilberto “Beto” Estrada, Oshún Niké. Rogamos por la serenidad de sus seres queridos quienes de seguro le extrañaran muchísimo ya que fue una madre y amiga ejemplar. Ibá é layén t’orún Oloyomí.

We join the immense chorus of mourners lamenting the sad loss of Oba Adefunmi I of Oyotunji African Village who passed away on the 11th of February. Seije, as he was known to many of us from the early days in New York, was instrumental in introducing many of our African American aburo to the Lukumí-Yoruba religion. His unrelenting mission that began in the Yoruba Temple in Harlem and eventually evolved into the Oyotunjí Village is a strong example of the tenacity of this admirable man who had a dream and worked hard to fulfill it. His legacy is immense, though walking in his shoes may not be an easy task for those that follow, as he was unique and inimitable. May his energetic zeal continue to guide those who will uphold his dream and continue to take Yoruba religion to its rightful place alongside the other religions of the world. We extend our heartfelt condolences to his family and omorisha. Ibá é layén t’orún.

Nos unimos a la comunidad cubana y a la diáspora lukumí en general a lamentar la muerte del gran apuón Lázaro Ros quien falleció este pasado 8 de febrero. Ros, quizás mejor que ningún otro apuón lukumí, realzó la imagen de la música sagrada lukumí, internacionalizándola con su inconfundible voz y estilo. Extendemos nuestro más sentido pésame a sus familiares y seres queridos. Indudablemente, el coro celestial se ha enriquecido ya que el terrenal ha sufrido una pérdida más. Ibá é layén torún.

Tomado de Cubanet.org
http://www.cubanet.org/CNews/y05/jan05/05o3.htm
Latino MSN Noticias
Por Raquel Martori

La Habana, 4 ene (EFE).- Las predicciones del oráculo de las religiones afrocubanas (santería) contenidas en la letra o el signo que regirá este año 2005, vaticinan grandes epidemias y recomiendan consolidar los matrimonios y mejorar la higiene y la agricultura.

Más de 860 sacerdotes de Ifá (santería) se reunieron en una casa-templo en una populosa barriada habanera el 31 de diciembre, donde celebraron hasta el 1 de enero sus rituales y confrontaron y resumieron sus valoraciones en la llamada “Letra del Año”.

Esta “Letra”, presentada hoy, martes, a la prensa, advierte sobre enfermedades contagiosas, en particular tener cuidado con la lepra, y también sobre padecimientos neurológicos, trastornos en la garganta y las cuerdas vocales, y marca impotencia en el hombre.

Prevé, entre otros acontecimientos de interés social, grandes epidemias que pudieran propagarse a una extensa área o nación, modificaciones en el sector de la agricultura, alteración en las relaciones interpersonales y tragedias entre vecinos.

También anticipa intervenciones militares y rupturas de convenios entre países amigos por maquinaciones de un tercero.

Como recomendaciones propone tener cuidado al dar albergue a personas ajenas, cumplir los compromisos religiosos adquiridos, mejorar los sistemas hidráulicos en general, y aconseja incrementar las presas y los embalses para garantizar el consumo del agua.

En la santería, uno de los cultos sincréticos más extendidos en Cuba, cada letra o signo comprende una historia de las deidades o los “orishas” del panteón yoruba, que hablan por ella y lleva implícita una enseñanza o recomendación en general.

Para 2005 predice que estará regido por el orisha Shangó, deidad del fuego, el rayo, la justicia, la guerra y el baile, pero también de la música y la belleza viril.

A esta divinidad oriunda de Nigeria se le considera también protector de los soldados, y castigadora de los mentirosos, corruptos y de los que han cometido actos inmorales e irreverentes.

Shangó contará con una divinidad acompañante, Oyá, orisha femenina que es reconocida como dueña del cementerio, del remolino, de la centella y se estima que domina a su antojo el viento malo o bueno, el vendaval, el ciclón y las tormentas.

Lázaro Cuesta, quien presidió la Comisión de sacerdotes que elaboró esta “Letra”, afirmó que “es positiva” porque “advierte del peligro que nos rodea y nos da elementos para ayudarnos a contrarrestarlo”.

“Hacemos nuestras valoraciones para Cuba y el resto del mundo. Aquí nadie es político, somos sacerdotes de Ifá y las concepciones políticas que pueda tener cualquiera de manera individual está terminantemente prohibido plantearlas aquí”, señaló.

Explicó que la “Letra del Año” es resultado de “un análisis minucioso de los textos de Ifá”.

En la fachada del templo, los sacerdotes colgaron una pancarta con el texto, ante la cual se detienen transeúntes y religiosos que buscan conocer los augurios de este oráculo de la santería cubana.

Cuesta aseguró que la manera en que se practica la santería en Cuba ha tenido “resultados positivos”.

Consideró que prueba de ello es que durante más de cuatro siglos han “tenido el valor de subsistir a pesar de todos los inconvenientes, porque hoy la religión es aceptada” pero “hubo momentos en que fue perseguida y ser religioso era una limitante para todo”, recalcó.

“Aquí en Cuba, vivimos, subsistimos, estamos luchando porque nuestros preceptos religiosos se mantengan lo más puros posible y aspiramos a que el hombre sea mejor”.

Según datos extraoficiales, el 80 por ciento de la población cubana practica o acude a recibir la asistencia de los sacerdotes de la santería conocidos también como babalawos o padrinos.

Los cultos sincréticos, llegados a Cuba con los esclavos africanos en la época colonial, se trasmiten por tradición oral de una generación a otra a través de rezos, ritos, conjuros, fórmulas mágicas, refranes, bailes, cantos, sacrificios y liturgias.

La santería tiene en la adivinación una de sus principales prácticas y entre sus elementos propios a los caracoles, destinados al acto de consulta, y el uso de los llamados “collares de fundamento”, confeccionados con cuentas de los colores que caracterizan a cada deidad.

Cubanet.org
http://www.cubanet.org/CNews/y05/jan05/07a1.htm
Enero 6, 2005

LA HABANA, 6 de enero (Ariel Delgado Covarrubias / www.cubanet.org) – Un número indeterminado de babalawos (sacerdotes del culto de Ifá) que residen y practican sus labores en el municipio del Cerro, en esta capital, fueron visitados a finales del pasado mes por dos funcionarios, bien vestidos de civil y con portafolios, para presionar a los creyentes a integrar la Asociación Cultural Yoruba.

“Inicialmente pensé que eran miembros de la seguridad (policía política cubana), por la ‘pinta’ que traían, pero después, por sus preguntas, deduje que no eran policías”, manifestó a este reportero Juan, un hombre maduro que lleva más de una década y media consultando y atendiendo a vecinos y clientes, con gran cantidad de ahijados y seguidores.

“Ellos sabían casi todo de mí… seguro que la información la obtuvieron por los ‘chivas’ de la cuadra”, explicó Juan mientras con el dedo señalaba en dirección al CDR de la zona donde reside. “Su principal interés era saber por qué yo no pertenecía a la Sociedad (la progubernamental Asociación Cultural Yoruba de Cuba), y anotaron con interés mis respuestas”.

“Les expliqué que yo me regía por la Letra del Año de ‘La Casona’ de Lázaro Cuesta (la Comisión Organizadora de la Letra del Año Miguel Febles Padrón) ya que es la que más acertados pronósticos brinda a los creyentes afrocubanos. Que yo respetaba la de la sociedad, pero que verdaderamente su Letra no era de confiar”, manifestó Juan, el Olúo.

“Querían saber más de otros babalawos del barrio, pero me negué a darles esa información. También me preguntaron por la cantidad de ahijados que tenía y cuántos de ellos eran extranjeros, y les expliqué que esos eran datos íntimos, y que de verdad, no llevo el control de eso”, continuó.

“Ya por último me explicaron que si en algún momento tanto yo o algunos de mis ahijados cubanos o extranjeros querían salir del país, si no tenían el carné de la Asociación en la Aduana nos confiscarían nuestras deidades, lo cual considero un burdo chantaje”, dijo indignado.

Otros babalawos de la zona en similar condición de Juan también fueron visitados por esos siniestros personajes en un intento de lograr su vinculación a una asociación cultural que quiere monopolizar y controlar las actividades de los creyentes y practicantes de esos cultos en el país.

El cuerpo teórico de Ifá, que sustenta toda la filosofía y práctica religiosa de los oficiantes consagrados, prohíbe a los mismos hacer cofradías u organizaciones con el fin de institucionalizar esa religión, y sólo les permite reunirse para hacer estudios de los textos religiosos y para las ceremonias de la llamada Apertura del Año, donde las principales ramas religiosas del país sacan lo que se conoce como La Letra del Año.

Terra.Es

Predicen que el 2005 será ‘muy malo’

Después de una larga ceremonia y muchos sacrificios de animales, los babalaos o sacerdotes supremos de la santería (religión afrocubana) emitieron sus vaticinios para Cuba y el mundo durante el año 2005.

La “Letra del Año” como se le conoce en la isla, trae predicciones que anuncian desgracias, grandes epidemias, dificultades alimentarias, problemas interpersonales, traiciones e intervenciones militares.

La etnóloga Natalia Bolívar nos cuenta que “se tapó la letra y cuando esta se tapa es porque es muy mala” y agregó que “en la historia de las letras del año desde el siglo XIX nunca había pasado”.

Sin embargo, los babalaos aclaran que en la misma letra del año están las recomendaciones sobre lo que hay que hacer para alejar estas desgracias del hogar o del país de los creyentes.

Según el sacerdote Lázaro Cuesta, uno de los que dirige las ceremonias cada año, hay que tener “especial cuidado con las traiciones” y con los espías, analizando muy bien con qué personas se abre uno.

Precaución
Los babalaos llamaron al mundo a tomar todas las precauciones en el desarrollo de la agricultura porque uno de los refranes, “saco vacío no se para”, augura hambrunas producto de problemas en ese sector.

A nivel político, vaticinan graves problemas globales como las “rupturas (de relaciones) entre países amigos por maquinaciones de un tercero” e “intervenciones militares” en muchas partes del mundo.

Pero lo más grave es el refrán que dice que “es inútil mostrar argollas de oro al que no tiene orejas” porque esto implica que las personas con poder no estarán abiertas a escuchar estas profecías.

Las desgracias anunciadas por los babalaos pueden ser evitadas, si se realizan las ceremonias y los sacrificios adecuados es posible “reducir los daños y las lágrimas” de los afectados.

Lázaro Cuesta puso como ejemplo el pasado año cuando anunciaron graves catástrofes marinas. “Yo considero que aquí en nuestro país se producen menos porque son muchas las obras y sacrificios que hacemos”.

Grandes trombas de agua
“El ciclón llega”, dijo Cuesta, pero agregó que “nos orilla y se va. Vienen grandes trombas de agua pero caen donde no hacen tanto daño. El daño es mucho menos grande que lo que sucede en otros lugares”.

En este sentido, todos los babalaos de Cuba comienzan ahora a hacer ceremonias y a sacrificar animales para conseguir que los Orichas (dioses africanos) tuerzan el destino y mejoren las cosas.

La “Letra del Año” es seguida por muchísimos cubanos por lo que durante estos días decenas de miles de fieles visitaron las casas de los babalaos para conocer las predicciones que regirán los próximos 12 meses.

Además, durante todo este mes muchos cubanos más acudirán a sus “padrinos” de santería para realizar ceremonias y sacrificios particulares que les permita protegerse a si mismos y a sus familias.

Según la etnóloga Natalia Bolívar, más del 70% de los cubanos creen en la santería. De ser cierta la cifra, resulta paradójica en un país donde el gobierno pretendió durante décadas imponer el ateismo.

ElNuevoHerald.com
Associated Press

LA HABANA

Epidemias, intervenciones militares, impotencia masculina y catástrofes caracterizarán el 2005, pronosticaron sacerdotes de la santería cubana, quienes habitualmente se reúnen para dar a conocer sus predicciones.

Este enero, al menos dos grupos de babalaos (líderes religiosos) dieron a conocer sus interpretaciones de la ”Letra del año”, como se denomina al signo que regirá los siguientes 12 meses.

Basada en cultos africanos traídos por los esclavos, la santería mezcla además ritos católicos y es el más popular de los cultos aquí.

Según la Comisión organizadora de ”La Letra”, una de las asociaciones de sacerdotes cuyas profecías se dieron a conocer ayer, las deidades regentes para el 2005 serán ”Changó” (representante del rayo, la justicia y la guerra) y ”Oyá” (divinidad de las tormentas y los vientos suaves).

Bajo el signo nombrado como ”Ofun Otura” habrá un incremento de las enfermedades contagiosas, neuronales y la impotencia masculina.

Además se producirán epidemias, alteraciones en las relaciones interpersonales, tragedias entre vecinos e intervenciones militares.

Para salir adelante con bien será necesario, aclaró ”La Letra”, mejorar los sistemas hidráulicos y agrícolas, darse baños de hierbas, consolidar el matrimonio y tener cuidado con las personas a las cuales se les da albergue.

”Aspiramos a que el hombre sea mejor y mejore su vida”, explicó Lázaro Cuesta, el sacerdote a cargo de esta ”Letra” y uno de los más conocidos en Cuba.

El fin de semana, otro de los grupos de babalaos, la Asociación Cultural Yoruba, dio a conocer también sus predicciones. Para esta, las deidades rectoras serán ”Obatalá” (el padre de la tierra y los otros dioses) y ”Ochún” (patrona de la fecundidad).

Según Cuesta, los signos de ambas ”Letras” no son tan diferentes, pero sí suelen diferir las interpretaciones que de ella hacen los babalaos.

ElNuevoHerald.com
Agence France Presse

LA HABANA

El Consejo de Babalaos, los sacerdotes de la religión yoruba en Cuba, predijeron un 2005 de ”dificultades financieras” para la isla y alertaron a las autoridades sobre la posibilidad de atentados contra figuras del gobierno, según la Letra del Año difundida ayer.

Los babalaos señalaron en su mensaje que este año se regirá bajo el signo de Iroso Meyi, una simbología que representa “la caída del sol, la sepultura, lo desconocido, hecatombes y lágrimas”.

El 2005 estará gobernado por el orisha (santo) Obatalá, una deidad que representa a la Creación; acompañado por Oshun, la diosa de la maternidad y protectora de los niños.

”Es un signo difícil y necesita reflexión y organización en todos los sentidos”, advirtieron. “Tendrán que redoblarse los esfuerzos para alcanzar los objetivos que se persiguen”.

Los babalaos alertaron además a “las altas jerarquías gubernamentales y de otra índole a que tomen las medidas necesarias para que no sean víctimas de atentados que pongan en peligro su integridad física”.

La Letra del Año es preparada por el Consejo Mayor, un grupo de 16 babalaos con más de 40 años de iniciación, quienes para predecir el futuro ”leen” el oráculo de Ifá, un extenso y complejo sistema adivinatorio que comprende 16 signos mayores y otros 240 que son la combinación de los primeros.

Según estos sacerdotes, el 2005 será para Cuba un año de ”dificultades financieras en sentido general”. Además “se producirán catástrofes atmosféricas, tales como inundaciones, sequías y penetración profunda del mar”.

El signo que regirá durante los próximos 12 meses ”es un signo de trampas”, que ”marca suicidios”, auguraron los babalaos, agrupados en la Asociación Cultural Yoruba de Cuba.

Más de un tercio de la población cubana practica la santería, un culto llevado a la isla hace siglos por esclavos africanos, que cuenta con adeptos en otros países latinoamericanos, como Brasil y Haití.

La Letra del Año es una tradición que se remonta a fines del siglo XIX y que los babalaos divulgan entre sus fieles para que sigan sus recomendaciones.

Santeria priests see bad omens in coming year
BY ANDREA RODRIGUEZ
Associated Press and Miamiherald.com

HAVANA – Priests of the Afro-Cuban religion Santería called on islanders Monday to be wary of diseases, broken agreements and corruption as they issued their much-anticipated predictions for the New Year.

Although the annual ”Letter of the Year” is vague enough to be interpreted in a variety of ways, Cubans anxiously look forward to it each January.

Several competing groups of Santería priests, or babalaos, gather every New Year’s Eve for religious ceremonies that include chanting and animal sacrifices. Predictions are announced in the first days of the New Year.

Santería is a mix of spiritual traditions carried here by African slaves and of Roman Catholicism brought by Spaniards. The faith is practiced throughout Cuba; even many members of the Communist Party follow its rituals and look forward to the predictions each year.

The ”10 de Octubre” group of nearly 900 priests, named for the Havana municipality where it is based, issued the warning about disease, ruptured accords and increased corruption.

The group said the Santería orishas, or gods, ruling 2006 will be Obatala, god of wisdom and justice represented in the Roman Catholic faith as Our Lady of Mercy, and Ochun, the goddess of maternity and newborns, whose representation is Cuba’s patron saint, the Virgin of Charity.

The priests urged Cubans to watch out for cerebrovascular problems, stomach disorders, hormonal ailments and unknown diseases.

Society as a whole can expect an increase in crime, particularly corruption; broken agreements, including international accords; and a risk of drought and other natural disasters.

A different Santería group, the Yoruba Association, which is more closely allied with Cuba’s communist government, had similar predictions with some variations and said the orishas ruling 2006 would be Oggun, associated with St. Peter in Roman Catholicism, and the Virgin of Charity.

The Yoruba group called for Cubans to pay attention to their health, especially cardiovascular ailments and mental problems.

It warned against violence and alcohol and drug abuse, calling for the exercise of intelligence, humility and the guarding of secrets.

The Yoruba Association also called on Cubans not to underestimate the power of meteorological phenomenon.

© 2010 Eleda.org Web design and development by Tami Jo Urban Suffusion WordPress theme by Sayontan Sinha